Saltar al contenido

sobre el entorno

Nos encontramos en Tierras de Moya, un enclave históricamente privilegiado a caballo entre los reinos de Castilla, Valencia y Aragón. Con su imponente fortaleza enclavada en lo alto de un cerro, la Villa De Moya fue cabeza del marquesado del mismo nombre, que llegó a abarcar un territorio de 2.700 kilómetros cuadrados y fue hogar de casi 15.000 habitantes distribuidos en 39 núcleos de población con unidad jurisdiccional, administrativa y eclesiástica. A principios del siglo XIX, con la nueva organización del Estado, Moya perdió la cabeza del Corregimiento y su juzgado; sus seis parroquias quedaron reducidas a dos; los dos conventos se cerraron y la nobleza se marchó, dando lugar a un proceso de abandono que concluyó con la marcha del último vecino en los años 50 del siglo XX.

El conjunto de arte rupestre de Villar del Humo concentra, en un espacio geográfico relativamente pequeño, la Sierra de las Cuerdas, 31 estaciones que contienen pinturas rupestres con una cronología de entre 8.000 y 3.500 años de antigüedad, con representaciones de dos estilos de pintura prehistórica: arte levantino y arte esquemático.

La aparición de la Virgen en un tejo, cerca de una cueva en el cauce del río Ojos de Moya, el 14 de agosto de 1205, alentó la construcción en el lugar de un monasterio y una iglesia por los monjes Trinitarios. Una avenida del río provocó la destrucción del convento en 1.516 y llevó a los monjes a edificar un convento nuevo en un lugar más seguro. Éste se construyó en la misma población de Garaballa, su lugar actual de ubicación, y hoy en día es objeto de sincera y profunda devoción por los vecinos del antiguo marquesado y de zonas más distantes de Cuenca, Teruel y Valencia, como el Rincón de Ademuz. Las ruinas del primer monasterio se pueden visitar hoy en día, así como la cueva donde se cree se apareció la Virgen.

Nuestra comarca está rodeada de numerosos espacios incluidos en la Red Natura 2000, como Las Hoces del Cabriel, Guadazaón y Ojos de Moya, La Sierra del Santerón, Rentos de Orchova y Vertientes del Turia o la Reserva de la Biosfera del Alto Turia. Otros espacios naturales que se pueden visitar en el día son el Nacimiento del río Cuervo, las Chorreras del Cabriel, la Reserva Natural de la Laguna del Marquesado o los Estrechos del Río Ebrón. Todos ellos auténticos paraísos para los amantes del senderismo, la naturaleza y la aventura.